Leo en el País el artículo Multa de 300.000 dólares a una clínica por falsificar en Internet comentarios favorables a sus servicios.

Una clínica Neoyorkina de cirugía estética , envió a sus empleados un correo animando a crear más posts haciéndose pasar por un cliente satisfecho (exactamente “devote the day to doing more postings on the Web as a satisfied client.”).

Parece ser que una de las páginas en las que los empleados incluían sus comentarios interpuso una demanda alegando la increible violación de la confianza del consumidor y lo peligroso de la práctica en ciertos sectores.

¿Qué os parece? ¿Puede una empresa hacerse pasar por clientes satisfechos?

Yo personalmente creo que no debe. Debe tratar de contentar al máximo número de clientes insatisfechos y desmintiendo los bulos y arreglando los desaguisados.

Además la transparencia en internet no es menos importante que la transparencia en el mundo real, ¿o sí?

Más información en The New York Times Company Settles Case of Reviews It Faked

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.