En un par de días me he cruzado con varios contenidos que explican la importancia de la estrategia y de cómo actuar para llevarla a cabo.

1.Tristán Elósegui: La táctica sin estrategia nos trae ventas a corto plazo y problemas a largo

2.Valores fundamentales para mantener la innovación en tu empresa, según IDEO

3. ¿Cómo saber si la organización está alineada? Y los motivos por los cuales suele no estarlo How Aligned Is Your Organization? – Harvard Business Review by Jonathan Trevor and Barry Varcoe

 

4. Y si está alineada… podrás evolucionar tu producto mínimo viable (MVP) hasta completar tu ciclo, sin desviarte y con la flexibilidad suficiente para adaptarte a los cambios del entorno.

5.Y si no está alineada, aparece el legacy, la inconsistencia, el retrabajo… entre otros “enemigos”. Explica muy bien el concepto Enrique Dans en su post Entendiendo el concepto de deuda técnica [actualizado 2017-06-08]

 

Primera reflexión:

Todo esto me lleva a reafirmarme en que la estrategia no debe ser algo inmutable, pero debe abarcar un horizonte lo suficientemente amplio como para poder hacer planes a medio plazo y reaprovechar el trabajo realizado

Segunda reflexión:

Debemos evitar la parálisis por análisis, pero no debemos avanzar antes de haber estudiado el problema, planteado las soluciones y seleccionado las más convenientes. La fase de análisis es más importante que la ejecución en sí… ya que incluye una visualización de cómo se ejecutará y podremos saber si se cumplirán los objetivos o no.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.