Motivos para ir (y no ir) a la Huelga 2012

Antes de nada, me encantaría que hoy todo el mundo pudiese disfrutar de sus derechos (tanto el de ir a trabajar como no ir a trabajar), pero en un momento de conflictividad como el actual a lo mejor es más realista desear a todos:
Empatía: ponerse en el lugar del otro y no deshumanizar al que piensa diferente.
Mis razones por las que NO ir a la huelga :
  • Por que mi empresa está creando medios para poder expresar el descontento y canalizar las quejas internas.
  • Porque expreso mis opiniones y mi descontento con las cosas que no me gustan todos los días y trato de no esconderme.
  • Porque voto en conciencia y no por despecho. Si todos hiciésemos lo mismo a lo mejor no estaríamos en esta situación. La huelga me parece un atajo; los ciudadanos se deben concienciar e implicar en sus ayuntamientos y corporaciones municipales.
  • Por que se me acumula el trabajo y nadie lo va a hacer por mi. Además es un momento de mucha carga.
  • Porque los sindicatos necesitan hacer limpieza en sus filas y atacar la enfermedad corporativismo. Hay que empezar por uno mismo.
  • Por coherencia: mi empresa está de facto intervenida por el Estado y está en pleno periodo de reestructuración. Este proyecto debe (y va) salir bien.
  • Porque soy un privilegiado. Tengo un buen trabajo y, aunque se han rebajado mis condiciones y derechos, que yo me queje me parece un insulto a los que de verdad están en una situación complicada. Debo trabajar desde mi posición privilegiada para que las cosas cambien.
Y ahora mis razones por las que SÍ ir a la Huelga:
  • Por solidaridad con la gente que no tiene empleo o tiene un trabajo mal remunerado y/o con malas condiciones.
  • Porque esta reforma laboral es un ataque a los derechos de los trabajadores.
  • Porque esta reforma laboral es un ataque a los derechos de los empresarios: el que rebaje los sueldos de sus empleados tendrá un mayor margen de beneficios. Es decir, el que explota sale beneficiado, o visto de otra forma… el que no explota sale perjudicado.
  • Porque me parece incorrecto el enfoque de minimizar el papel de los sindicatos en las negociaciones colectivas.
  • Porque poder despedir a gente porque “puedo tener pérdidas” es injusto y no es realista. Las empresas no pueden estar siempre en beneficios (aunque haya que intentarlo). El cortoplacismo es enemigo del progreso y planificación y potenciar esos comportamientos es insano para la sociedad.
  • Porque rebajar el coste del despido sólo perjudica a la sociedad y al consumo y además me parece injusto: ¿por qué sólo se rebajan las condiciones de los empleados y no de los empleadores? ¿no sería el momento de dejar de subvencionar quiebras o despidos alegando pérdidas cuando el empresario dispone de capital? Si quiere despedir que lo haga con su capital al igual que luego no está obligado a repartir beneficios.
  • Porque sigue habiendo opacidad en las cuentas públicas. Si no sabemos dónde se gasta, ¿por qué voy a aplaudir recortes en derechos de los trabajadores?
  • Porque estoy en desacuerdo con muchas de las propuestas y acciones del Gobierno. Creo que se pueden recortar gastos supérfluos antes de atacar servicios básicos.
  • Para protestar por los comportamientos y acciones que ha llevado a cabo mi empresa.

No es por dinero, donaré mi sueldo del día a una ONG.

Me ha gustado este resumen de la Reforma laboral 2012 en España.

¿Qué otros documentos serían interesantes leer para informarse correctamente? (Al margen de la Reforma en sí misma
Disposición 2076 del BOE núm. 36 de 2012) PDF 1,02MB )

Bruno Rico Autor

Marketing, posicionamiento, diseño,accesibilidad, fotografía, internet...y un toque de banca (por de-formación profesional)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.